Cinco personajes entrañables de CADI CADI que ya no están con nosotros

La muerte de la popular Uchi de la Viña me ha puesto nostálgico y me ha hecho recordar otros personajes muy conocidos de nuestra ciudad que, como ley de vida que es, fueron desapareciendo. Son personajes que, seguro, marcaron momentos de nuestras vidas o se convirtieron, por azar del destino, en protagonistas de alguna de nuestras anécdotas. Personajes populares de esos que alegran nuestro día a día y que forman parte de la historia de una ciudad.

CIwetX1WgAA6j4l.jpg_large
Foto: KIKI

Imposible por ejemplo olvidar la voz de Matías Prats. Pero no el insigne periodista sino una persona que se le conoció en la ciudad con ese nombre. Juan, como así se llamaba si no me equivoco, radiaba los partidos y cantaba el himno de España como nadie ante la tierna risa de los que lo conocíamos. Recuerdo oírlo desde mi casa de la calle Rosario. Se solía poner en la esquina con San Francisco. Con una mano en el oído y la otra en la boca para que el efecto sonido fuese inmejorable, Juan se llevaba las horas muertas retransmitiendo partidos de fútbol donde siempre jugaba España. Un personaje que jamás molestó a nadie.

 

 

macarty-cara-cafe
Macarty con sus cafés

Seguro que poca gente se acordará de él si lo llamamos por su verdadero nombre: Pascual García. Pero si nombramos a Macarty, le salen amigos y conocidos hasta de debajo de las piedras. Aunque para nosotros Macarty fuera viñero, la realidad es que había nacido en Cáceres. Su imagen repartiendo cafés por la plaza era mítica y su amor incondicional por el Cádiz CF marcó un antes y un después. Pronto se hizo un hueco en el corazón de los gaditanos/as y por supuesto ha sido nombrado en más de una ocasión en las letras de ese carnaval que tanto le gustaba. Murió en 2007 con solo 63 años.

 

1393c58d35b4ced066d424e04115441f
Foto: KIKI

¡Eran la pareja de Cádiz por excelencia! Carlos Legionario y su Pepa estaban presentes en casi todas las fiestas de la ciudad. Aun la recuerdo a ella en una erizada rodeada de gente bailando sin pudor ninguno en compañía de su inseparable litrona.

Él por parte, con su bastón en la mano recorría las calles de Cádiz haciendo alusión a la Pepa a la que gritaba sin parar. Pero sin la que luego no podía vivir. «Ni contigo sin ti», una realidad que viven muchas parejas. Su carro lo acompañaba casi siempre. Formaba parte de la fiesta de turno. Ya fuese en la Cabalgata de Carnaval como detrás de un paso de Semana Santa.

 

Maria la hierbabuenaDesde luego de nada le sirvió a María del Carmen Llovet Muñoz, tener apellidos cuando en realidad todo el mundo la conocía como «María, la Hierbabuena». Figura mítica y destacada del Carnaval, la vida le premió además de con el inmenso cariño de su ciudad, con un torrente de mucho cuidado. Su apoyo a los participantes del COAC durante muchos años le hizo ganarse su propio sitio en el Falla. Su grito: «Ole y ole mi Cai. Y lo digo a boca llena. Y el que no diga ole, que se le seque la hierbabuena» a lo que todo el teatro le respondía con un ¡Ole, ole y ole!. El palco donde solía sentarse lleva su nombre hoy día.

0000140172Por último, el día que José Luis Ramos Chaves, o lo que es lo mismo «Kid Betún» fallecía, la plaza de San Juan de Dios quedaba prácticamente huérfana. Se le veía por el bar Terraza o por el Novelty en ese legendario oficio de limpiabotas. Kid Betún llegó a hacerse una fotografía con José María Aznar, ser protagonista de un libro, argumento de un documental y extra de la película de James Bond «Muere otro día». Buscavida en toda regla, se le podía ver por la playa vendiendo patatas o pirulíes en plena Semana Santa. Sin embargo su final fue triste. Alejado del gentío que siempre tuvo a su alrededor aunque rodeado de profesionales que el mismísimo Ayuntamiento se encargó de costear.

@ManoloDevesa

2 Comments

  1. Otros personajes ilustres de aquella época eran » Juan mona», siempre cargado con su funda de guitarra vacía, «Marchena picuíto» con sus inseparables cartones ó el inolvidable «Vicente el largo», de la calle Jesús Nazareno.

    Me gusta

  2. Otros personajes entrañables de aquella época eran » Juan mona», siempre cargado con su funda de guitarra vacía, «Marchena picuíto» con sus inseparables cartones ó el inolvidable «Vicente el largo», de la calle Jesús Nazareno.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s