De la carnicería de la Casa de la Juventud a otros secretos de CÁNOVAS DEL CASTILLO

Nuestra parada de hoy la hacemos en una céntrica calle del casco antiguo de la ciudad. Cánovas del Castillo no siempre se llamó así y como es habitual en un alto porcentaje de nuestras calles, guarda entre sus muros interesantes trozos de la historia de Cádiz. Allá vamos.

Hubo un tiempo en que cuando los gaditanos querían referirse a Cánovas del Castillo la llamaban “Cruz de Juan Otañez“. Así se la conoció durante un tiempo a mitad del siglo XVII al que le siguieron nombres como “Ponton Juan de Vinte“, “Gitano Rico“, “Manurga” e incluso “Murguía“.

En 1855 Cádiz le rinde homenaje a un defensor de las libertades y los derechos de Aragón que murió, como tantos, decapitado. El susodicho respondía al nombre de Diego Fernández Heredia. De ahí que la calle se rebautizase bajo el nombre de Heredia.

Como curiosidad es destacable el nombre de “Carnicería del Rey”, bajo el que se conoció a la parte que iba desde Valverde hasta Columela. ¿Por qué? Allí mismo, en lo que hoy es la Casa de la Juventud se estableció la particular carnicería (que la tenían) de la Armada.

Canovas-del-CastilloPortada
Cánovas del Castillo junto a su famosa calle en Cádiz

Pero… ¿quién fue Cánovas del Castillo realmente? Antonio, que así se llamaba, era malagueño y con solo 29 años se convirtió en Gobernador de Cádiz.  Fue miembro de la Real Academia Española, la de Ciencias Morales y Políticas y la de Bellas Artes de San Fernando. Cánovas prepara e hizo aprobar la Constitución de 1876 otorgando grandes atribuciones al Monarca. De la misma manera que crea su partido conservador, se preocupa de que haya otro de izquierdas. En Práxedes Mateo Sagasta encuentra al encargado de fundar el Partido Liberal Fusionista. Serán ellos dos quienes se alternen el poder. Quedan fuera quiénes no reconocían a la monarquía Borbónica: carlistas, republicanos, socialistas y anarquistas. Su vida acaba de forma trágica. El 8 de agosto de 1897 muere asesinado en el balneario de santa Águeda en Mondragón (Guipuzcoa) por el anarquista italiano Michele Angiolillo.

Así que el 13 de agosto de 1897 y tras el trágico suceso que acaba con su vida, el Ayuntamiento decide rebautizar la céntrica calle bajo el nombre de Cánovas del Castillo. Eso sí, lo hace hasta el 21 de mayo de 1932, fecha en la que se vuelve a cambiar por el de Hermenegildo Giner de los Ríos, destacado republicano granadino del Partido Radical que fue diputado de las Cortes en varias legislaturas además de publicista y Catedrático de Filosofía y Retórica dejando obras de gran calidad.

Tras el golpe de Estado de Franco en 1936, el nombre de Hermenegildo cae para recuperar el de Cánovas del Castillo hasta la actualidad.

@ManoloDevesa

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s