Categorías
CALLES DE CÁDIZ

Del misterioso origen de San Severiano a las merendolas en el famoso barrio

Hoy les hablo de un barrio al que siempre me unirá una especial vinculación. San Severiano fue el barrio donde mis abuelos vivieron la mayor parte de su vida y el barrio al que me mudé con solo diez años para abandonarlo independizándome pasados los treinta. San Severiano simplemente es mi barrio. El del eterno puente. El de la vía del tren y el que se transformó después de aquel oscuro 18 de agosto de 1947. Hoy me gustaría hablarles un poco de él. De por qué se llama así y algunas curiosidades que seguro les gustará saber.

Para empezar y por triste que pueda parecer, la explosión de Cádiz que tantos muertos y heridos ocasiona formando parte de una de las mayores catástrofes de la ciudad, provoca en la zona una profunda transformación tras las labores de rehabilitación. Se construyen nuevos edificios de pisos y se avanza en la ansiada urbanización.

El barrio de San Severiano está conformado por una avenida y una plaza, donde se encuentra actualmente la iglesia del mismo nombre. Antes de llamarse así se denominaba Almirante Carrero Blanco. En la antigüedad llegó a formar parte de una calle llamada Buenavista. Hoy día una de las calles del barrio se llama Bellavista. Por cierto, que la plaza se llegó a llamar también “Victor” por una tienda restaurant que llegó a hacerse muy conocida en la zona.

¿Por qué se llama San Severiano?

El origen de la historia de San Severiano tiene dos historias que desconozco si están relacionadas. Por una parte la historia de Severiano, el soldado del emperador Liciano que fue azotado y atormentado tras saberse que era cristiano cuando el cristianismo estaba perseguido y luego la de santo cuyo destino era perderse.

Para eso tenemos que irnos a 1720, año en el que es fundada una capilla por los Padres de la Orden de Predicadores ubicada en el caserío corsí. Ahí se venera un santo momificado dentro de una urna de cristal, San Severiano, y en torno a 1872-3 se decide cerrar al culto. Ante esto, una familia gaditana, Los Sornera, mantienen la capilla abierta en su propia finca. Sin embargo, la falta de culto hace que la reliquia del Santo se traslade a la capilla del Sanatorio Madre de Dios que termina desapareciendo tras la explosión de 1947.  Es el deán de la Catedral, Francisco García Camero, quien decide rebautizar al barrio con el nombre del santo. No sabemos por tanto si este santo será el propio soldado que fue perseguido hasta la muerte por cristiano.

Antes de llamarse tal y como lo conocemos hoy, San Severiano era el barrio de la Punta de Vaca, un lugar al que las familias acudían a merendar en sus famosas cuestas, a los lados de la vía del tren, inaugurado en 1861. A finales del siglo XIX el barrio es conocido por sus famosas ventas. Destacan “Buenavista”, “La Alegría del puente” y el mencionado “Víctor”, propiedad de “Manolito el de los Rizos”, famoso por la habilidad en la cocina y cuyo establecimiento disfrutó de una gran fama. El barrio de Punta de la Vaca puede presumir de vecinos famosos. Del mismísimo Cayetano del Toro al conodísimo banderillero gaditano Francisco Ortega “El Cuco”.

@ManoloDevesa

1 respuesta a “Del misterioso origen de San Severiano a las merendolas en el famoso barrio”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s