La esclavitud de las palabras

Nunca pensé que el tema de la compra de un chalet fuera a dar para tanto. La última vez que se debatió algo parecido fue en Sálvame donde por cierto también le dieron la del pulpo a Terelu Campos por la adquisición de un impresionante ático. Ellos llegaron a juzgar incluso la decoración del mismo. Supongo que ésa será la próxima exclusiva del prestigioso Inda… 

La última vez que se debatió algo parecido fue en Sálvame donde también le dieron la del pulpo a Terelu por la adquisición de un ático

El exceso de demagogia se paga a la larga. Eso lo ha aprendido Iglesias en dos días. No puede uno predicar una cosa y hacer otra. Dicho esto, no creo que la compra de una casa sea motivo para barajar incluso la dimisión. Supongo que lo de Pablo es en el fondo una bofetada sin manos a esos políticos que a pesar de contar con muchos motivos para dimitir, se agarran a su cargo como un koala a su eucalipto, que diría esa joya de personaje al que da vida Fernando Tejero en La que se Avecina.

Iglesias e Irene han decidido someterse a una consulta en su partido sobre el tema en cuestión y según su resultado esto puede acabar en dimisión. Puede tratarse de una brillante estrategia electoral que, puede salir bien o acabar como el rosario de la aurora.

Puede tratarse de una brillante estrategia electoral que, puede salir bien o acabar como el rosario de la aurora

Hasta Cádiz ha llegado el debate de los 600.000 euros y ha sido precisamente José María González quien se ha pronunciado sobre el tema confirmando su desacuerdo. “No quiero dejar de vivir en mi piso de currante” ha dicho. Sus palabras, lejos de sentar mal a Iglesias, a quien parece no haberle gustado nada ha sido a Monedero, que no ha dudado en lanzar alguna indirecta al alcalde. Entre ellas la que alude a la venta de armas a la dictadura de Arabia Saudí o la condecoración de la medalla de oro a la Virgen del Rosario. Cosas que entiende, ha dicho dando una de cal y otra arena, por su condición de alcalde.

José María González ha respondido a través de una carta hoy en Diario  de Cádiz y en la que percibimos un tufillo que no lo salva ni la fina ironía de la que hace alarde el alcalde. Lo primero que ha hecho González ha sido quitarse la espina de analizar la patética imagen de Monedero en aquel mitin donde cantaba e imitaba el acento andaluz: “… a la gente de Cádiz y de Andalucía nos molesta como una ardentía que imiten nuestro acento (…) con “ange” se puede respetar y comprender en mi tierra, casi todo, pero con malaje nada (…) con malaje nada sienta bien aquí“. Gracias Kichi, que la pasión no te quite el conocimiento.

El alcalde explica a Monedero las razones que le llevan a no rechazar carga de trabajo para los Astilleros. Afirma que entiende que ciertos medios insistan en ese tema para ponerle en un aprieto pero le extraña que sea él quien lo haga: “yo no tomo decisiones sobre lo que fabrica Navantia (…) hemos encargado un estudio para ofrecer una alternativa completa a la industria de la guerra en Cádiz”.

José María González continúa su misiva reconociendo haber incurrido en algunas contradicciones. Es, sin duda, el defecto del político por antonomasia. El que lo hace esclavo de sus palabras. Aquellas que no dudan en pronunciar en el momento en que mejor les venga. Luego vienen las contradicciones y donde dije digo, digo Diego. Las hay históricas como las referentes a la subida del IVA que Mariano Rajoy despreciaba una y otra vez durante el mandato de ZP pero que, una vez en la Gobierno, volvió a subir. Como las de Albert Rivera que dijo que no facilitaría un gobierno de Rajoy o hasta el propio Iglesias como el tema de las lujosas casas.

Incidiendo de nuevo en el mismo error, el alcalde ha afirmado estos días que no quiere dejar de vivir en su piso de currante. Me parece estupendo. Pero vuelve a esclavizarse por sus palabras porque, al igual que en su día Iglesias, muy probablemente sus declaraciones llegan en el momento más oportuno. No habría nada malo si llegada la oportunidad puede mudarse a un piso más espacioso y que le permita hacer su vida más cómoda. Pero nada. La de González es la prueba más palpable de que el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra.

@ManoloDevesa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s