De cuando el NOVELTY era un buffet y el café se tomaba en MIKAY

¡Lo que no habrá visto la plaza de San Juan de Dios! Desde triunfos políticos a fracasos, de la llegada de los Magos de Oriente a la celebración del ascenso del Cádiz. Una fiesta constante que a veces ha tomado un tono reivindicativo por las manifestaciones que por allí han tenido lugar o más serio por las maravillosas estampas que la Semana Santa nos ha regalado cada año.

La plaza de San Juan de Dios también ha sido testigo de innumerables negocios que han formado parte del día a día de la ciudad. Que lograron hacerse un hueco entre los planes de los gaditanos a la hora de dedicar su tiempo de ocio. Pasear por San Juan de Dios es acordarse inevitablemente de Marpe, la primera tienda de souvenir que tuvo la ciudad donde hoy está Foster Hollywood. Es saborear los exquisitos caracoles del Bar Sevilla o recordar las fantásticas y caseras comidas que Casa Samuel ofrecía a los gaditanos en los años sesenta.

SanJuanDeDios60

Cada domingo, el gaditano se disponía a pasar el día en a calle con el objetivo de romper la monotonía del día a día. De la década de los ochenta recuerdo con gran cariño un mítico establecimiento que ha recuperado su nombre y su local muchos años después. ¿Se acuerdan del restaurant Novelty? Poca gente sabe que en su día fue el primer “sírvase” – como decían los antiguos – que tuvo Cádiz. Para que me entiendan, el primer buffet. Un restaurante donde algunos domingos me reunía con mi familia con mi abuelo a la cabeza mientras observaba como Kid Betún se partía la espalda limpiando las botas del señorito de turno. El restaurante que luego se convirtió en una cafetería de postín. Con precios de tres pares de cojines, que todo hay que decirlo. El local que cerró para abrir muchos años después “El nuevo Novelty”.

Donde hoy se encuentra la caja de ahorros de Unicaja, estuvo durante muchos años la cafetería Mikay de los hermanos Molinero Molina, inaugurada una tarde de 1966 en medio de una gran expectación y con la habitual por entonces bendición del párroco de turno. En este caso, el padre Vallejo, del Carmen. Los gaditanos tenían acceso no solo a una cafetería al uso. En Mikay podían encontrar helados, pasteles, mariscos y suculentos platos. Todo además a unos precios realmente competentes.

mikay

Muchas décadas después, Cádiz sigue teniendo en la hostelería su principal fuente de ingresos. De ella viven más gaditanos de los que usted cree. Desde los que cotizan como es debido… a los que se las ven y las desean para llegar a final de mes.

@ManoloDevesa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s