Impermeables que todo lo pueden

«En el Partido Popular deben estar frotándose las manos. Si hay elecciones en diciembre, con lo de Rita, tienen ya la mayoría absoluta garantizada«. Les puedo asegurar que no ha sido ni mucho menos el único comentario de este estilo que he tenido la oportunidad de escuchar en las últimas horas tras la noticia de que Rita Barberá será finalmente investigada por el presunto blanqueo de capital en el PP de Valencia. Y sabemos que en cierta forma será así.

rita-barbera

Los ciudadanos se han puesto una especie de impermeable mágico para que cualquier tipo de comentario contra sus ideales les resbale con una facilidad alucinante dejando al margen la veracidad del comentario en cuestión. Porque de la misma forma en que el PP por una parte y la oposición por otra han conseguido que la corrupción no sea un problema a la hora de depositar la confianza en un determinado partido, a los votantes de PODEMOS les ocurre prácticamente lo mismo. Porque seamos honestos, si hubiesen creído cada una de las cosas que se han dicho en contra de la formación morada, a PODEMOS no lo hubiese votabo ni la madre que los parió. Y eso es también lo que les ha ocurrido a los votantes populares. Según la derecha, la corrupción era cosa del socialismo, probablemente porque llevaban más tiempo que ellos gobernando este país, claro. Pero el tiempo ha dado la razón a los que repetíamos sistemáticamente eso de que «La corrupción no entendía de ideales».

Y el tiempo ha puesto tantos casos de corrupción en el partido de las gaviotas que ni ellos mismos, ni sus votantes han sido capaces de asimilarlos. Y hasta las gaviotas han salido volando… Es como cuando te enteras de una noticia inesperada que te toca de primera mano y lo primero que piensas es: «Esto no me puede estar pasando». Como contar una mentira hasta la saciedad para que se convierta en verdad. Y en muchas ocasiones lo han conseguido.

La ciudadanía ha optado por apartar de sus vidas aquello que no le interesa o le lastima para intentar continuar con su vida como si nada de eso estuviese pasando. Por eso ni los votantes del PP van a dejar de votar a los suyos por mucha corrupción que haya, ni los del PSOE se sonrojarán cuando escuchen a Sánchez decir que su partido no puede apoyar a otro donde la corrupción es su principal problema, ni los de Pablo Iglesias estarán dispuestos a reconocer que ser de izquierdas no quiere decir ser forzosamente de su partido. Los de Rivera no saben ni qué creer. Se sienten tan desorientados…

Los partidos políticos y los medios de comunicación al servicio de ellos, han ido creando adeptos sin capacidad para la autocrítica. Y concretamente en Cádiz este movimiento ha sido más notable aun si cabe. Aquí hemos pasado de ver en portada hace unos años el porcentaje de los gaditanos que hacían el amor con calcetines (esto es verídico) a titulares sensacionalistas que lo que buscan es lo que buscan. Y no será porque no tenían nada más interesante que contar por entonces. En definitiva, lo único que han conseguido entre unos y otros es crear una especie de «hooligans de partidos» que no son si no más víctimas de ellos mismos.

Las consecuencias de todo ese tumulto de manipulación y adiestramiento político la vemos luego cuando se pide un tiro en la cabeza a un líder político desde una red social, se le pega un puñetazo a un Presidente del Gobierno, se amenaza de muerte al alcalde o se encara uno con un líder político de la oposición después de un Pleno. Pero hasta de eso son capaces de sacar beneficios, oye. Ay, como decía el otro día Albert Rivera: «No tienen arreglo«.

@ManoloDevesa

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s